¡A POR LOS RETOS QUE NOS QUEDAN POR CUMPLIR!

Hola a todos, de nuevo os saluda esta gordita con gafas que ya hace tiempo que no escribe. Los que me seguís sabréis que ha sido porque me he mudado de casa y despacho, y los que no lo sabíais avisados quedáis.

Hoy me apetece hablaros de los retos, de objetivos, de todos esos propósitos que nos planteamos y que en la mayoría de los casos nunca somos capaces de cumplir, bien por pereza, por falta de fuerza de voluntad, por razones externas… o porque a veces son utópicos.

Desde mi experiencia personal, puedo decir que mis objetivo y retos personales se van cumpliendo. Lo importante es priorizar que es lo que más necesitas en este momento, ¡SI el PRESENTE!. Nos pasamos la vida en modo “piloto automático” nos levantamos, duchamos, vamos al trabajo. realizamos las rutinas diarias como auténticos robots…  la vida pasa esperando a que llegue el fin de semana para hacer todas esas cosas que en la mayoría de los casos no harás, por cansancio, fuerza de voluntad, pereza…

Yo tardé tiempo en darme cuenta  de cómo me estaba saboteando continuamente a mí misma. Tengo la suerte de vivir rodeada de gente que me quiere y apoya, pero que por mucho que ellos quisieran, si yo no actuaba nunca cambiaría nada.

Hay una frase clave que debemos tener presente… “si no te gusta algo de tu vida, CÁMBIALO” sé que es fácil escribir estas palabras y los miedos e incertidumbres que conlleva tomar decisiones y más cuando se está muy agustito en nuestra zona de confort lamentándonos de lo mal que nos va todo, de lo desgraciados e infelices que somos….

Yo me pase años ahí, en la burbuja de la autocompasión, en la tela de araña del “todo me sale mal” … pero tampoco hacia mucho por cambiar y seguía cometiendo una y otra vez los mismos errores.  Con el tiempo he aprendido que tocar fondo es el mejor aprendizaje para saltar hasta el cielo (o por lo menos intentarlo).

Ya he decidido nunca rendirme ante cualquier propósito, ya he decidido no buscar excusas para autoengañarme; ahora tengo claro que la única forma de cumplir tus objetivos es realizar un PLAN DE ACCIÓN e ir paso a paso cumpliendo mini objetivos que te lleven al objetivo final.  Es como pretender escalar Everest en una sola tarde; sabes que tendrás el fracaso garantizado… pero y ¿ si te vas entrenado día a  día para alcanzar esa cima?

Nadie dijo que fuera fácil… pero si en el camino se tropieza, uno ha de levantarse, cabeza alta y seguir, y así ya tenemos una piedra más identificada que debemos esquivar.

El coaching es una herramienta que en mi caso ha superado con creces mis expectativas de éxito, actualmente vivo por “encima de las posibilidades emocionales que un día soñé”. Tengo muy claro que todo lo que sube baja, y que los pies siempre tienen que tocar tierra… pero permitirme que admita que sea feliz, que tenga un trabajo que me apasiona en el cual estoy conociendo gente que me enseña día a día miles de cosas, y que me enorgullece saber que les ayudo, porque a la vez me ayudan ellos a mí.

Me gustaría plantearos un ejercicio de coaching que sirve para reflexionar sobre porque nos rendimos ante los retos que nos proponemos y pequeñas herramientas que  nos pueden ayudar a seguir luchando:

Parte práctica

Piensa en algo que habitualmente pospones y eso te causa preocupación o malestar. Analiza cuál de las razones mencionadas te influye más y responde a las preguntas siguientes:

  • ¿Pospones la tarea porque te parece desagradable?
  • Apunta tres ideas que podrían hacer la tarea más agradable
  • Apunta por lo menos tres recompensas o premios que te puedes permitir al cumplir la tarea.

Tenemos muchas cosas por hacer, pero caemos en el error de creer que todo lo que hay que hacer es igual. Nos cuesta distinguir entre todas las tareas pendientes y las valoramos por igual. Esto nos lleva a priorizar en base a criterios que quizás no son los más adecuados, lo que nos conduce a no realizar ninguna tarea de forma adecuada. Los criterios más importantes a la hora de priorizar son la exigencia y los resultados que voy a obtener.

A veces uno solo necesita que le guíen, apoyen y animen, y en estos meses de experiencia profesional me he dado cuenta de que tiene más efecto lo que te dice una persona ajena a tu entorno (en este caso un COACH como yo) que las personas que más te quieren…

Si te encuentras en cualquier situación personal, que te gustaría cambiar solo tienes que tomar la decisión, dejarte ayudar y asesorar si  tú solo ves que no puedes;  y lo más importante ¡ACTUA YA!

Ya sabéis cual son mis lemas:

“SI YO PUDE, TÚ PUEDES” solo déjate ayudar

“LA DIFERENCIA ENTRE UN SUEÑO Y UN OBJETIVO ES UNA FECHA” pon esa fecha ya!! ¿y por qué no puede ser hoy el momento ideal para cambiar esas partes de tu vida que te hacen infeliz?

Un saludo de la Gordita con gafas