AGARRANDO FUERTE EL TIMÓN DE CAPITÁN CUATRO AÑOS DESPUÉS

Hoy hace aproximadamente 4 años que recibí el título oficial de “CAPITANA DE MI PROPIO BARCO”

Así es como metafóricamente se llama el súper taller de INTELIGENCIA EMOCIONAL nivel 1 al que acudí allá por noviembre del 2016 junto con una amiga de León. En aquel entonces, viajar a Logroño para hacer un curso presencial, era fácil y sencillo, hoy en día sería un despropósito. También es cierto que la Virginia que acudió a ese taller tan experiencial, sabía de inteligencia emocional, lo mismo que entiende ahora del CORONAVIRUS, ¡nada!.

Hoy tengo la suerte de poder volver a repetir esa experiencia (esta vez modo online), pero siendo una mujer diferente, con un mapa mental muy distinto y en una situación personal nada similar a la de aquella chica de 36 años que no sabía a lo que se exponía en ese fin de semana tan intenso ,en Logroño.

Mucho ha cambiado mi forma de ver la vida y por lo tanto mi inteligencia emocional desde aquel primer taller, aunque mi profesión siga siendo la misma, nada tiene que ver la “coach de entonces” con la coach de ahora, y todo en parte es debido a esa formación que me hizo sentir y experimentar y comprender tantas y tantas cosas, que trato de aplicar y mejorar cada día.

Según Daniel Goleman( psicólogo estadunidense “padre” de la IE)  el concepto de la inteligencia emocional, hace referencia a la capacidad para reconocer los sentimientos propios y ajenos. La persona, por lo tanto, es inteligente (hábil) para el manejo de los sentimientos.

Para Goleman, la inteligencia emocional implica cinco capacidades básicas: descubrir las emociones y sentimientos propios, reconocerlos, manejarlos, crear una motivación propia y gestionar las relaciones personales.

Entrenar y desarrollar una buena Inteligencia emocional en los tiempos que corren es tan importante o más que mejorar nuestra alimentación y forma física. Es por eso que desde el coaching nutricional el enfoque emocional sea tan importante o más que la nutrición y/o el deporte.

“SER FELIZ, SER OPTIMISTA, SER ALEGRE… TENER ESTA SERIE DE ACTITUDES EN LA ACTUALIDAD SON UN ACTO DE REBELDÍA.”  VIRGINIA MARTINEZ COACH

Si, así lo cree esta humilde “gordita con gafas “, pues estas emociones como en ocasiones nos sucede con las gafas, nos pasamos tiempo buscándolas por los rincones cuando no somos conscientes de que ya las llevamos puestas. Por tanto, hoy más que nunca esto sÍ esta en nuestra mano, y es por eso que invito y animo a todos lo que están pasando por momentos difíciles a que se atrevan a buscar “sus gafas de la felicidad, del optimismo, de la resiliencia…

Y… ¿cómo se hace esto cuando sientes que todo te va mal? Se preguntarán muchos…

¡PUES PRACTICANDO!  Yo os dejo un pequeño ejercicio que ayuda y mucho: TEN TU PROPIO CUADERNO -DIARIO EMOCIONAL.

Apunta en él cada día:

  1. Los objetivos diarios que te quieres marcar (que sean realistas, medibles y que solo dependan de ti) y cúmplelos .
  2. Los logros conseguidos (cada pequeño gran logro, tenido en cuenta aumenta la autoestima y la motivación)
  3. Agradecimientos: agradece tanto lo material como lo emocional de las cosas y  personas que te rodean (desde tus seres queridos, a la cajera del súper) …esto es la clave de la abundancia.

Te atreves a entrenar tu INTELIGENCIA EMOCIONAL o vas a seguir diciendo “estoy triste o alegre “sin entender los miles de emociones todas funcionales que existen.

Como siempre… tu elijes, Yo elijo volver a repetir el mismo taller con distinta visión y misión de la vida…ya os contaré, como me ha ido esta vez, ganarme de nuevo la “capitanía de mi yo interior”

Un saludo de LA GORDITA CON GAFAS