AGARRANDO FUERTE EL TIMÓN DE CAPITÁN CUATRO AÑOS DESPUÉS

Hoy hace aproximadamente 4 años que recibí el título oficial de “CAPITANA DE MI PROPIO BARCO”

Así es como metafóricamente se llama el súper taller de INTELIGENCIA EMOCIONAL nivel 1 al que acudí allá por noviembre del 2016 junto con una amiga de León. En aquel entonces, viajar a Logroño para hacer un curso presencial, era fácil y sencillo, hoy en día sería un despropósito. También es cierto que la Virginia que acudió a ese taller tan experiencial, sabía de inteligencia emocional, lo mismo que entiende ahora del CORONAVIRUS, ¡nada!.

Hoy tengo la suerte de poder volver a repetir esa experiencia (esta vez modo online), pero siendo una mujer diferente, con un mapa mental muy distinto y en una situación personal nada similar a la de aquella chica de 36 años que no sabía a lo que se exponía en ese fin de semana tan intenso ,en Logroño.

Mucho ha cambiado mi forma de ver la vida y por lo tanto mi inteligencia emocional desde aquel primer taller, aunque mi profesión siga siendo la misma, nada tiene que ver la “coach de entonces” con la coach de ahora, y todo en parte es debido a esa formación que me hizo sentir y experimentar y comprender tantas y tantas cosas, que trato de aplicar y mejorar cada día.

Según Daniel Goleman( psicólogo estadunidense “padre” de la IE)  el concepto de la inteligencia emocional, hace referencia a la capacidad para reconocer los sentimientos propios y ajenos. La persona, por lo tanto, es inteligente (hábil) para el manejo de los sentimientos.

Para Goleman, la inteligencia emocional implica cinco capacidades básicas: descubrir las emociones y sentimientos propios, reconocerlos, manejarlos, crear una motivación propia y gestionar las relaciones personales.

Entrenar y desarrollar una buena Inteligencia emocional en los tiempos que corren es tan importante o más que mejorar nuestra alimentación y forma física. Es por eso que desde el coaching nutricional el enfoque emocional sea tan importante o más que la nutrición y/o el deporte.

“SER FELIZ, SER OPTIMISTA, SER ALEGRE… TENER ESTA SERIE DE ACTITUDES EN LA ACTUALIDAD SON UN ACTO DE REBELDÍA.”  VIRGINIA MARTINEZ COACH

Si, así lo cree esta humilde “gordita con gafas “, pues estas emociones como en ocasiones nos sucede con las gafas, nos pasamos tiempo buscándolas por los rincones cuando no somos conscientes de que ya las llevamos puestas. Por tanto, hoy más que nunca esto sÍ esta en nuestra mano, y es por eso que invito y animo a todos lo que están pasando por momentos difíciles a que se atrevan a buscar “sus gafas de la felicidad, del optimismo, de la resiliencia…

Y… ¿cómo se hace esto cuando sientes que todo te va mal? Se preguntarán muchos…

¡PUES PRACTICANDO!  Yo os dejo un pequeño ejercicio que ayuda y mucho: TEN TU PROPIO CUADERNO -DIARIO EMOCIONAL.

Apunta en él cada día:

  1. Los objetivos diarios que te quieres marcar (que sean realistas, medibles y que solo dependan de ti) y cúmplelos .
  2. Los logros conseguidos (cada pequeño gran logro, tenido en cuenta aumenta la autoestima y la motivación)
  3. Agradecimientos: agradece tanto lo material como lo emocional de las cosas y  personas que te rodean (desde tus seres queridos, a la cajera del súper) …esto es la clave de la abundancia.

Te atreves a entrenar tu INTELIGENCIA EMOCIONAL o vas a seguir diciendo “estoy triste o alegre “sin entender los miles de emociones todas funcionales que existen.

Como siempre… tu elijes, Yo elijo volver a repetir el mismo taller con distinta visión y misión de la vida…ya os contaré, como me ha ido esta vez, ganarme de nuevo la “capitanía de mi yo interior”

Un saludo de LA GORDITA CON GAFAS

SI HAY QUE VOLVER… ¡SE VUELVE !

Cuanto tiempo sin escribir en este “diario” de UNA GORDITA CON GAFAS que tantas veces me ha servido como “bálsamo cura cicatrices”.

Últimamente la vida me arrastra con sus corrientes: trabajo, agenda, deporte, cursos, más cursos…  Pues SI, sigo refugiándome en estudiar, aprender cosas nuevas, ampliar mi zona de conocimiento sobre temas de desarrollo personal, inteligencia emocional, la sexualidad (esto ha sido la última incorporación), PNL etc. Todo le viene bien a esta “cuatro ojos “con tal de no parar, con tal de no frenar y dejar a “la montaña rusa emocional “aparcada en la zona de salida y con la lona de plástico cubierta de una buena capa de polvo.

Pues sí esa soy yo… la que después de años ayudando a los demás a vivir en el “aquí y ahora “ha tenido que volver a empezar a pararse y tomar consciencia.

 Todo lo que estudio es en primer lugar, para enriquecimiento personal y trato de aplicármelo, y ya luego ponerlo en práctica con mis clientes en mi trabajo. Pero todo previamente lo he practicado yo antes, he realizado la “dosis de autoconocimiento necesaria” para ver a qué tipo de cliente y según qué proceso le puede o no ayudar.

Este 2020 ha sido el año del caos, de los miedos, de las incertidumbres, de las pandemias, de las frustraciones, de las injusticias, de las enfermedades, de los confinamientos y de los presentes “toques de queda”.  Mientras lo voy escribiendo siento que me parece increíble que esta sea la realidad, que esto ¡este sucediendo!, pero a la vez… no siento más emoción que la de “es lo que hay” y punto.

Es tiempo de tomar conciencia, de vivir el presente de valorar cada pequeño gran logro, de asumir que la vida es HOY y cumplir con las “normas, nos gustes, nos parezcan injustas o no “.

Ayer una clienta me pidió una sesión especial, precisamente para practicar “el estar presente y no dejarse llevar por la ansiedad”, así que yo repasé muchas de las cosas que durante estos años he aprendido y que a veces, honestamente, no pongo en práctica, porque las olvido o porque ¡yo también procrastino!

Fue una sesión de casi 2 horas, pero muy mágica. Ya durante su preparación (si, los coach trabajamos también antes de las sesiones) llegue a tener más de 10 manuales abiertos a la vez y me venían mil ideas a la cabeza, creo que me hubiera dado para un taller de 10 horas jajá pero como tenía que ser muy específica y eficiente tuve que sintetizar mucho, me costó casi 30 minutos elegir que música le iba a poner durante la “meditación o practica del mindfulness”, pero … di en el clavo (es lo que tiene conocer tanto a mis clientes).

Obviamente la sesión salió tal y como esperaba y desatamos muchos nudos (pero no solo los de ella, reconozco que alguno propio también saltó).

Ella, es una clienta muy especial, de las que siempre recurren a mi ante cualquier “adversidad” .Según sus propias palabras ,muy exageradas por su parte,  me considera su “HADA MADRINA” (aunque yo me empeñe en decir que la varita mágica es el coaching y la magia la crea ella).

 Yo, que me encanta poner “motes cariñosos“ a mis coachees,  a ella le llamo “Girasol” aludiendo a la foto típica que representa la RESILIENCIA: ese girasol que nace en el medio del desierto, donde parecía que no quedaba nada, pero allí estaba su semilla y ante miles de adversidades, fue capaz de aprovechar los escasos recursos y fortalezas para germinar y florecer…así es ella. ¡UNA AUTÉNTICA RESILIENTE ¡

Pues así empieza mi regreso en tiempos de RESILIENCIA

Espero regresar pronto a esta, mi casa, mi diario de desahogos, pues si toca vivir en el “aquí y el ahora” escribir siempre me ayuda a estaré presente.

Un SALUDO DE LA GORDITA CON GAFAS

http://www.coachnutricionalvirginiamartinez.es

<p class="has-drop-cap" value="<amp-fit-text layout="fixed-height" min-font-size="6" max-font-size="72" height="80">

EL ARTE DE DECIR QUE NO. PARTE 2

Mi primer escrito sobre este tema (publicado el 2 de marzo del 2016) lo comencé con una canción de FANGORIA, hoy arranco con “QUE NO”  de Deluxe (Xóel López ):

Ya sé que quizás no es el momento
ni es el lugar ideal,
pero dejarlo pasar
sería un triste final.
Y ya sé que piensas que es algo extraño,
que no puede durar más,
pero al final tú caerás
y puede que yo ya no esté.
No intentes hacerme cambiar,
no me pidas ese favor,
siento decirte
que no, que no, que no, que no …
que no, que no, que no, que no …
que no, que no, que no …
siento decir que no …

Esta canción lleva días en mi cabeza y me ha hecho recordar la de veces que he procrastinado en este divertido hobbie que para mí siempre ha sido escribir.

Ser consciente de que hace más de un año y tres meses que no escribo en, esta mi casa, mi refugio, el blog donde me desahogaba donde siempre he soltado mis emociones me ha hecho darme cuenta de que ¡ NO PUEDE SER!

A veces, damos prioridad a terceros o a cosas no urgentes ni importantes para nosotros, solo por evitar la culpa, el miedo, la ansiedad…  Es en estas ocasiones en las que yo me pregunto ¿en qué momento me volví una sumisa de las circunstancias? Yo que siempre he sido una guerrera rozando la tiranía en ocasiones,(lo reconozco, sobre todo ,por mi agresividad verbal cuando pierdo los nervios, o quiero imponer mi criterio u opinión).

Soy consciente de que el objetivo es encontrar un equilibrio entre esos dos extremos igual de malos:

  • La pasividad y la sumisión.
  • La agresividad y la imposición

Para colmo YO, esta humilde “gordita con gafas” que soy “embajadora” diaria de ese punto medio llamado ASERTIVIDAD y que paradójicamente me paso horas y horas en sesiones de coaching explicando a mis clientes en qué consiste y cómo aplicarlo en sus propias circunstancias, soy YO hoy  la que me tengo que dar mi propia lección, y dedicar una mañana a la reflexión.

Teóricamente el asertividad es la capacidad del ser humano para relacionarse y comunicarse con otras personas, respetando los derechos de uno mismo y de los demás. Lo cual, entre otros aspectos, implica saber decir que no.  Pero… ¿cómo se enfrenta uno a decir que NO, cuando siente que, aunque no lo pretenda puede herir a otra persona? ¿cómo evitar ese sentimiento de culpa? ¿ el miedo al rechazo, al enfado, a la desilusión?.

Pues la clave de todo es ser honesto con uno mismo, meditar bien las cosas y hacer un buen balance de pros y contras. Conocerse a uno mismo es fundamental, ¿si no conozco bien mis prioridades como voy a ser capaz de priorizarme a mi antes que a otros?

No es fácil, decir que NO cuando la persona a la que se lo dices, te importa mucho, te infunde mucho respeto o miedo (ay esos jefes!) o incluso las amas ( ay las parejas, la familia, los amigos… Pero hay elecciones que antes o después  pasan factura :

“Es un gran mal no saber decir con resolución sí o no” -Otto von Bismarck-

Tomar decisiones de una forma razonada y en base a nuestras propias convicciones, evitando los comportamientos precipitados e impulsivos (de los que algunos nos solemos luego arrepentir, y mucho) puede ser la clave para aprender a establecer límites, para tener el control de nuestra propia vida, evitando ceder ante manipulaciones y chantajes emocionales.

Y tú…a quién o a qué le vas a decir de una vez QUE NO; Porque en ocasiones…

“Te digo a ti que No, para decirme a mí que SI”

Un saludo de LA GORDITA CON GAFAS

LAS COSAS CLARAS, Y EL CHOCOLATE… MEJOR ARTESANAL. Parte 2

¡Arrancamos con la segunda parte!

Tal y como explique en la primera parte de que se tratan de MIS REFLEXIONES, MIS OPINIONES  única y exclusivamente.

Hoy me quiero centrar el COACHING NUTRICIONAL

NO ES UN COACH NUTRICIONAL O REALIZA COACHING NUTRICIONAL: 

  • Un gurú, un sanador, un solucionador de problemas. Alguien que por solo contratarlo te va a hacer ADELGAZA, justo y exactamente los Kilos que tú quieres. ”Milagros a Lourdes”.

 

  • Alguien que solo vende productos para adelgazar (eso es un comercial), ya no me meto en la calidad y fiabilidad de los productos, pero por vender planes detox, batidos detox, pastillas quema grasas, o “potingues milagrosos” NO ERES UN COACH NUTRICIONAL por  mucha empresa piramidal, multinivel , networker   que te “avale”…

 

  • Alguien que en las redes sociales de moda cuelga recetas súper saludables, divinas y estupendas y se hace fotos y videos súper chulos hablando de hábitos de vida saludable… ESO TAMPOCO ES UN COACH NUTRICIONAL. Con suerte será una persona con buenos hábitos, don de gentes, carisma y empatiza con cierto tipo de público (deportistas, curvys veganos, etc etc ) y lo podremos llamar, Influencer, Instagramer, Youtuberel , crak del FACEBOOK,  ETC pero no  es un coach nutricional solo por eso.   **Aclaración 1  yo hago todo lo anterior , y estás leyendo un blog … ¿ seré blogger? puede… pero también coach nutricional, ambos son compatibles , pero no por solo ser una cosa ya te conviertes en arte de magia en otra, 

  • Alguien que te pesa, te mide y te dedica 10 minutos … con suerte igual NO te ha vendido algo .
  • Alguien que JUZGA, que opina e impone su criterio. Ejemplo: TU DEBES BAJAR 20 KILOS (porque lo digo YO)
  • Alguien que solo opina recomienda y aconseja, sin dejar que el cliente ELIJA, DECIDA, REFLEXIONE etc. etc.
  • Alguien que no se ha formado en coaching ( mindfulness, inteligencia emocional, PNL y algunas otras disciplinas pueden ser muy complementarias… TODO SUMA)
  • Alguien que no se ha formado en nutrición, de esos que no distinguen un Hidrato de Carbono de una Proteína…pero se hacen llamar coach nutricional, porque está súper de moda. *** Aclaración 2: formarse en nutrición no tiene por que ser siempre sacarse la carrera de nutricionista, y para ser coach nutricional no es necesario  serlo.
  • Alguien que confecciona o “corta y pega” dietas para adelgazar. ***Aclaración 3:  En España el único profesional cualificado para diseñar dietas es un técnico superior en dietética o un diplomado en nutrición en la Universidad.

 

Un coach nutricional NO HACE DIETAS!!!

Como en todos los procesos de coaching es un profesional que trabaja con clientes NO PACIENTES, y les acompaña en un proceso de cambio. Desde la situación actual a la situación deseada, confeccionando planes de acción.

Un plan de acción, es como el mapa de ruta que diseña el cliente junto con su coach para alcanzar sus objetivos.

Para perder peso, uno de los objetivos clásicos del coaching nutricional, se reflexiona sobre muchas y diversas áreas que llevan a conseguir unos hábitos de vida saludable: práctica de deporte, alimentación saludable, organización, planificación de las rutinas, gestión emocional, autoestima, creencias limitantes, valores…. Con una total y absoluta personalización de cada caso, pero no es “hacer una dieta” va mucho más allá, se trata del conjunto de acciones que el coachee (cliente) debe comprometerse a llevar a cabo para conseguir SUS objetivos, 

Muchos Nutricionistas diplomados son coach nutricionales (de hecho, en mi formación universitaria, todos lo eran, menos yo) pero solo ejercen coaching cuando utilizan las herramientas de coaching nutricional, de hecho, muchos de ellos no suelen “pasar consulta” ya. Otros complementan ambos roles con sus pacientes. Y luego estamos los que únicamente estamos formados para ejercer como COACH NUTRICIONALES que realizamos solo sesiones de coaching nutricional con clientes. ES por eso que en ocasiones colaboramos con equipos multidisciplinares: entrenadores personales, psicólogos, endocrinos y nutricionistas cuando algún cliente necesita su intervención.

Detrás de un falso coach nutricional hay un vendedor (o de productos o de “humo”) y detrás de un verdadero coach hay un compañero de viaje, un” bombardeador” de preguntas que te invitan a reflexionar y a que seas TU Y SOLO TU EL QUE TOME TUS PROPIAS DECISIONES y te ayude a conseguir tus objetivos.

Un saludo de La Gordita con gafas

LAS COSAS CLARAS Y EL CHOCOLATE… DE ALTA PUREZA . Parte 1

¡Aclarando que es gerundio!

Voy a dedicar unos días a escribir post pequeños, (  sí, ya sé que cuando me pongo a escribir, me invaden las musas y me enrollo mogollón).  Mi propósito es  dejar claros varios conceptos sobre mi trabajo, sobre mi empresa y sobre mi persona: VIRGINIA MARTINEZ “La gordita con gafas”

Quiero insistir en que estas son mis OPINIONES, MIS PENSAMIENTOS, MIS CREENCIAS, que no son ni mejores ni peores que otras … solo las mías.

No me extiendo más y al lío

  ¿QUE NO ES UN COACH?

  • Un gurú, un sanador, un solucionador de problemas.
  • Alguien que lo Sabe todo sobre la especialidad en la que trabaja: nutrición, relaciones de pareja, economia  y finanzas, desarrollo personal, entrenamiento personal…
  • Alguien que solo vende productos (eso es un comercial), ya no me meto en la calidad y fiabilidad de los productos, pero por vender productos, tratamientos, maquinaria de belleza-estética no eres “coach de imagen personal”, ni por vender batidos, pastillitas milagrosas “eres coach nutricional”, ni por vender material deportivo eres “coach deportivo”
  • Alguien que JUZGA, que opina e impone su criterio para inducir al cambio. Eso será un TERAPEURA o personal sanitario (en el mejor de los casos): Nutricionistas, licenciados en la actividad física y deporte, psicólogos, psiquiatras.**Aclaración: muchos coach suelen tener formación académica en las anteriores disciplinas( sobre todo psicólogos) , pero cuando practican el coaching  NO SON LA PARTE ACTIVA DEL PROCESO, por lo tanto no hacen terapia, sino que a través de preguntas invitan a la reflexión del CLIENTE o coachee  ( NO PACIENTE)  para que este entre en acción y cambie.
  • Alguien que solo opina recomienda y aconseja, sin dejar que el cliente ELIJA, DECIDA etc. etc.
  • Alguien que no se ha formado en coaching. Este punto es complejo porque en España no es una formación reglada a través del Ministerio de Educación (vamos que no existe una carrera que se llame COACHING). Pero sí que cada vez son más las academias, Universidades y centros de estudios que se especializan en esta disciplina, por las muchas ventajas y herramientas que ofrece en muchas y diversas disciplinas profesionales y personales.
  • Alguien que solo ha leído libros, se ha formado en coaching durante mucho tiempo pero que no lo ha aplicado en si mismo. Es decir, alguien que no ha vivido su propio proceso de transformación o cambio (sea en el ámbito que sea) ¿No resulta paradójico que alguien sea coach empresarial, y ni siquiera tenga o haya tenido su propia empresa? Imagínate un coach deportivo que no practique deporte, o un coach de desarrollo personal que no ha cambiado nada en su vida … No tiene por que ser una persona ejemplarizante, pero si que comprenda que es el desarrollo personal y lo aplique no solo teóricamente en su propia vida. ¿Cuántos médicos mandan dejar de fumar a sus pacientes cuando ellos fuman? jaja no por eso son peores profesionales que conste, pero ellos si son profesionales de la salud: diagnostican, dan pautas y tratamientos, trabajan con patologías, un coach no!

Detrás de un falso coach hay un vendedor (o de productos o de “humo”) y detrás de un verdadero coach hay un compañero de viaje, un” bombardeador” de preguntas que te invitan a reflexionar y a que seas TU Y SOLO TU EL QUE TOME TUS PROPIAS DECISIONES.

¿ Qué hay detrás de un buen coach?

Empatía, claridad, escucha activa, feedback, construcción de confianza, confidencialidad, respeto, paciencia, motivación,  herramientas y formación en coaching…

  • Fomenta la motivación, el entusiasmo y el liderazgo.
  • Aumenta la implicación y el compromiso .
  • Mejora las relaciones interpersonales y el rendimiento del personal.
  • Desarrolla el potencial y el talento de las personas.
  • Incrementa los valores humanos y también los corporativos.
  • Refuerza la autoestima de las personas y la autoconfianza.
  • Sustituye las creencias limitantes por otras que permitan accionar de manera diferente; trabajas tus miedos con el fin de aceptarlos, confrontarlos y gestionarlos
  • Es el que te ayudará a crear un plan de acción, que te lleve de TU SITUACIÓN ACTUAL a tu SITUACIÓN DESEADA.

 

Un saludo de LA GORDITA CON GAFAS

¿SOLO QUIERES ADELGAZAR O CAMBIAR TUS HÁBITOS?

Ya estamos en octubre y tras la vuelta al Cole ya se empiezan a ver los gimnasios llenos (a ver cuánto duran…) y las agendas de los Dietistas, Nutricionistas (en el mejor de los casos) o de los comerciales de “dietas milagro” llenas.

Pero ¿qué es lo que realmente buscas? solo adelgazar “al precio que sea” o cambiar de hábitos para poder llevar una vida saludable PARA SIEMPRE.

Si solo quieres adelgazar “a cualquier precio” este post no es para ti; Pero si lo que te interesa es no volver a “sentirte a dieta” “vivir en la perpetua restricción”, “el mea culpa”, en el “efecto rebote”, en el “lo intentado mil veces y NUNCA lo consigo”, “estoy hart@” … Presta atención, porque a pesar de que no me gusta dar consejos, pues mi trabajo es hacer preguntas y que mis clientes saquen por sí mismos sus propias conclusiones, hoy sí que me atrevo a exponer mis opiniones.

 Son las reflexiones de una “gordita con gafas” que ha vivido toda la vida en “modo dieta fracaso” “modo baja autoestima” “modo odio el deporte” y muchas cosas más jajá Pero que ahora no solo se aplica todos los días estos consejos, sino que ha podido ver como muchas personas han cambiado aplicándoles también, así que espero que a ti también te sirvan.

Si quieres cambiar de hábitos,  llevar una vida más saludable y sentirte mejor contigo mism@:

  • ¡NO HAGAS DIETA! PASA DE LAS DIETAS!

OJO, siempre que para ti la palabra DIETA signifique: ese plan de alimentación restrictivo, impuesto por un nutricionista, endocrino o a saber qué comercial de “productos milagrosos.”, en el que tú NO opinas (ni muestras tus gustos y rutinas)  y que esté enfocado como algo pasajero, temporal y que solo vas a cumplir hasta que te canses.

¡Pasando de “vivir a dieta”! Yo ya viví así muchos años… sufriendo y sacrificando muchas cosas durante meses (vida social, picos de ansiedad, conductas alimentarias peligrosas…,) y en cuanto conseguía un resultado más o menos satisfactorio, lo mandaba todo al carajo y volvía a los mismos malos hábitos de siempre.

Tardé en darme cuenta de que era más importante tener unos buenos hábitos alimentarios, practicar deporte para disfrutarlo y tener una buena autoestima, que ver un número en una báscula o entrar en una talla de ropa “ideal” (esa que la sociedad consumista ha decido crear en función de unas “modelos ficticias”)

Hoy en día más o menos todos sabemos lo que nos perjudica (productos procesados, comida rápida, bebidas azucaradas, bollería industrial, el alcohol, el tabaco…) y lo que nos beneficia (verduras, frutas, alimentos poco procesados, deporte, desarrollo personal…) y si no lo sabemos… podemos encontrar muy buenos profesionales que nos ayuden.

  • REFLEXIONA SOBRE LO QUE DESEAS, Y PARA QUÉ LO DESEAS.

La mayoría de la gente comienza una dieta con la idea de adelgazar por el solo hecho de “cumplir con la norma” o “por salud” o “para sentirse mejor”. Obviamente todas son motivaciones muy válidas, pero … ¿puedes describir o imaginar que vas a sentir cuando hayas alcanzado ese peso? Mucha de la gente que veo en mi consulta, cree que lo primero que va a sentir es felicidad, pero SOLO  cuando lleguen a la META ( ver un número en la báscula o entrar en una talla de ropa).

Ese es otro de los grandes errores que yo cometí en el pasado, sufrir durante el largo y duro camino de mi exagerada pérdida de peso (56 kg en apenas 1 año y 3 meses) buscando una felicidad que nunca llegaba, por muy bajo que fuera el número de la báscula o la talla de la ropa en la tienda de turno.

Cuando somos capaces de DISFRUTAR DEL CAMINO hacia la meta y celebrar cada pequeño logro, aprendiendo de cada error, podremos sentirnos emocionalmente más satisfechos. Porque la felicidad no es algo puntual ya lo dijo el Dalai Lama: “La felicidad no es algo confeccionado. Viene de tus propias acciones”.

Por lo tanto, describir al detalle lo que deseas es fundamental: “quiero no sentirme mal cuando voy a comprar ropa, quiero estar más ágil, quiero no sufrir de hipertensión, quiero mejorar mi salud, quiero mejorar mi autoestima, tener más confianza en mí mismo, demostrarme que puedo, no sentirme gordo nunca más, mejorar mis relaciones sociales…. Existen infinidad de razones, pero tú ¿tienes claras las tuyas? ¡Sino, coge papel y boli y escríbelas ya!

  • ESTABLECE UN PLAN DE ACCIÓN.

Analiza qué cosas debes de cambiar (no desayunar dulces procesados, beber alcohol, comer más verduras, cocinar con técnicas más saludables, no cenar comida rápida, practicar deporte …) y establece qué acciones te vas a comprometer a realizar para conseguir lo que pretendes. Pongamos ejemplos:

Alimentación: ¿quién no sabe que aumentar el consumo de verduras y de carnes y pescados (proteínas) va a beneficiar a nuestra salud? ¿quién no sabe qué elegir productos ultra-procesado , híper-azucarados y grasientos nos perjudica? Si llegas con hambre a tus comidas principales y te genera ansiedad y acabas comiendo cualquier cosa, lo mejor es que tomes snacks saludables entre horas (frutos secos, lácteos, fruta…) antes que acabar “picando” cualquier cosa. Y si no lo sabes … pues contrata a alguien que te ayude a diseñar un plan acorde a TUS NECESIDADES, Rutinas, horarios, no la dieta fotocopia

Agua: olvídate de los refrescos azucarados y artificiales y consume AGUA (SIN AGUA NO HAY VIDA) y me sorprende ver cada día en mi consulta, como algo tan básico que todo el mundo conoce, muy pocos cumplen. 1,5 -2 litros de agua son esenciales.

Actividad física: Lo primero que te debes preguntar es ¿qué estoy dispuesto a incorporar a mi vida, que me sea ameno, divertido y además me ayude a sentirme mejor? No todos partimos de las mismas condiciones físicas, ni de los mismos gustos:

  • Si no te gustan los gimnasios: ¡NO VAYAS! Opta por el deporte en casa, o al aire libre. Recuerda que por pagar la cuota y no ir o ir sin ganas no vas a sentirte mejor.
  • Si te gusta bailar… ¡BAILA!: busca una academia de baile, establece rutinas en tu casa…pero BAILA
  • Si no te gusta hacer nada, más que estar en el sofá… ¿te acerca o te aleja de tus objetivos? RÉTATE, PRUEBA OPCIONES : Estoy segura que a base de probar y retarte a ti mismo encontrarás alguna actividad que te apasione o al menos no te disguste tanto como tú crees ( pilates, yoga, escalada, tenis, padel, zumba, tai chí, será por opciones …)

Yo era de las que he odiado la actividad física toda mi vida, ya sufría mis quebraderos de cabeza en el colegio con aquella odiosa asignatura “Educación Física” … y ¿cómo puede ser que ahora disfrute tanto realizando muchas y variadas actividades deportivas?

¡Pues porque ahora LO ELIJO YO! No me lo IMPONEN ni me lo Autoimpongo… solo lo hago en busca de placer: demostrarme que puedo, descargar tensiones, superarme a mí misma, motivarme, esforzarme…  He descubierto que, tanto en gimnasio, como al aire libre, como natación, como bailar, senderismo, etc. etc. ME GUSTAN solo por el placer de ver que SI PUEDO, y que me ayudan a calmar mi “perpetua ansiedad”.

Si hace años me dicen que iba a disfrutar corriendo como un hámster en una cinta o levantando pesas como un “machaca de gimnasio” diría: ¡venga ya!!¿pero tú que fumas?    y de verdad… ¡ME ENCANTA! ¡Voy para disfrutar no para adelgazarquemar grasas, formar músculo, tonificar etc son beneficios añadidos obviamente pero no mi objetivo principal.

PARA SÓLO “SER DELGADA”, YA SACRIFIQUE MUCHAS COSAS y no me compensó…ahora estaré más gorda, ¡pero más sana, fuerte, ágil y sobre todo FELIZ!

Pero que conste que no me quedo aquí, yo también tengo mis objetivos (volver a mi peso “ideal” ese que yo siento y sé cuál es, no el que marca una tabla o fórmula de la OMS) tengo las herramientas, la motivación y la confianza en mí misma suficiente para saber que poco a poco lo conseguiré, pero esta vez… disfrutando de MI camino.

¿ Y TÚ TIENES CLARO TU DESTINO?

UN SALUDO DE LA GORDITA CON GAFAS

CITA PREVIA : 669278814

¡QUE LE DEN, A LA OPERACIÓN BIKINI!

Debido al mal tiempo que estamos padeciendo este año,  de momento, aún no nos ha llegado el gran bombardeo de “dietas milagro para la operación bikini”,  pero está claro que tarde o temprano saldrá el sol y a much@s no les valdrá la ropa del verano pasado y ¡¡comenzará el  dramón!! ; Es necesario ¿que todos los años caigamos en los mismos errores?

Nos ponemos a dieta después de Navidad y en la mayoría de los casos no llegamos con los hábitos establecidos ni a Semana Santa.  Después de las torrijas  nos da por acordarnos de que en breves llega el verano y no hemos cumplido nuestras expectativas …¿ y qué hacemos? Otra vez empezar una dieta fracaso.

Fracasamos constantemente, porque nos enfocamos en el objetivo de estar más delgadas (no más saludables)  como algo temporal, algo que queremos rápido y al precio que sea. Estamos dispuestos a pagar precios desorbitados tanto económicos como emocionales por conseguir objetivos irrealistas, y claro… después de invertir tiempo, dinero y energía para encima NO conseguir lo que queremos,  luego vienen las decepciones.

¿Y si en vez de pensar en la operación bikini (ésa prenda que muchas posiblemente no nos pongamos más que 8-10 días en todo el verano, con un poco de suerte jajá) , pensamos en la operación amor propio y autoestima, esa que nos hace falta para ser felices los 365 días del año?

Está genial acudir al salón de belleza a hacerse tratamientos, a quererse, a mimarse,  a dedicarnos tiempo para nosotras y sentirnos mejor,  pero por favor… no sigamos creyendo en los objetivos cortoplacistas y milagrosos.

De verdad ¿merece la pena comer pollo y piña 3 semanas? Pasar hambre bebiendo líquidos détox durante días sin masticar nada?  ¿Atiborrarse a batidos, pastillas milagrosas que seguramente perjudiquen tu salud, solo por conseguir algo efímero y pasajero?

¿Hasta donde estamos dispuestos a llegar?

Hace unos días en un reportaje sobre “dietas” en la televisión hablaban de auténticas barbaridades, como la implantación de una malla lingual cosida en el salón de la casa de una “supuesta médica de cirugía plástica ” para que al comer sufrieras molestias y así se te quitaran las ganas de ingerir alimentos  ¿a qué grado de desesperación hemos llegado?.

Estar dispuesto a alimentarse por una sonda nasogástrica cargando con una mochila todo el día para perder peso de forma rápida e insalubre… ¿para qué? ¿Para entrar en el vestido de tu boda y luego seguir con tus malos hábitos?

Yo sé lo que es estar desesperada, frustrada, deprimida y agotada de empezar mil dietas y fracasar una y otra vez.  Claro que me planteé el balón gástrico, la operación quirúrgica… pero ¿ de qué me servirían con mis malos hábitos del pasado?¿ con mi ansiedad? ¿ con mis atracones? .

La mayoría de clientes que acuden a mi consulta han hecho las mismas dietas que yo  y todos llegamos a la misma conclusión… ¿por qué fracasamos?

Porque pensamos que el “ sacrificio de estar a dieta”  es puntual y pasajero y  que nos va a llevar “rápido” a  nuestra meta: ¡ adelgazar!… pero si luego, en cuanto nos vemos algo mejor( nos queda mejor la ropa, tenemos menos barriga..) ,  seguimos con los mismos patrones de conducta de antes,  volveremos  al punto de partida y seguramente con más kilos gracias al “efecto rebote”.

Además existe otro componente que no solemos trabajar durante “la dieta” que es la motivación y la autoreflexión. ¿ Para que realmente quiero adelgazar? ¿ que beneficios quiero conseguir? Y eso… en una consulta de 5-10 minutos no se trabaja por muy buen endocrino , médico, nutricionista etc que sea. Ya ni que decir si nos ponemos con la dieta milagro extraída de internet o que te pasa la fotocopia una amiga..

Por eso, si no estás dispuesto a tomarte el cambio como algo que te garantice un beneficio para toda la vida olvídate de dietas y ¡pasa de todo, ponte el bikini y sin complejos!. Para ser feliz, solo hay que aceptarse tal y como uno es, valorar sus virtudes y aceptar los defectos que no se estén dispuestos a cambiar…

Pero si realmente quieres cambiar tu cuerpo, primero empieza a plantearte que parte de tus conductas ( mente)  estás dispuesto a cambiar, porque un cambio físico si no va acompañado de un cambio mental y emocional no va a mantenerse en el tiempo ¡y lo sabes!.

¡Yo decido cual es mi “peso ideal” ! que dista mucho de la talla 38 o los 53-55 kg que llegue a pesar en su día; Ahí si que ELIJO NO VOLVER! El “precio” que pagué por conseguirlo fue demasiado caro , y no me sentía feliz en ese cuerpo.

También sé que actualmente tengo mejores hábitos de vida que muchas de las mujeres que tienen esos cuerpos espectaculares que gracias a su genética, tratamientos estéticos , esfuerzo físico etc. etc.  nos muestran a diario las redes sociales, prensa, televisión, pero que pocos se ven así a diario por las calles.

Aceptar la realidad, es parte del proceso y ser capaz de establecer hasta dónde uno está dispuesto a llegar por “un cuerpo de revista” también es algo que uno debe de valorar. YO ELIJO CUIDARME, YO ELIJO PRACTICAR DEPORTE, YO ELIJO APRENDER A ELEGIR LA COMIDA QUE MÁS ME CONVIENE, ELIJO DISFRUTAR COMIENDO Y TENER VIDA SOCIAL, pero sobre todo ¡ELIJO QUERERME TAL Y COMO SOY!  Y lo que actualmente no me guste  de mi : esos kilos de más, mejorar la condición física, la gestión del hambre emocional, desarrollarme más en ciertos aspectos de mi vida… ELIJO Y ME DISPONGO A  TRABAJAR EN LAS ACCIONES QUE ME AYUDEN A CONSEGUIR MEJORAR…pero ¡NO A CUALQUIER PRECIO!

Me despido con una gran frase de Walt Disney : “Pregúntate si lo que estás haciendo hoy, te acerca al lugar en el que quieres estar mañana”

UN SALUDO  DE  LA GORDITA CON GAFAS

 

 

¡HAS ENGORDADO! GRACIAS, LO SÉ

El título del post de hoy lo hice todo… a cuántas de vosotras queridas lectoras ¿os ha pasado esto? Y digo lectoras porque en el caso de los varones no suele suceder tanto.  Describo las típicas situaciones:

  • Acudes a un evento familiar o de amigos y esa persona a la que adoras ( y tu sabes que te adora a tí también) pero es incapaz de darse cuenta del daño que produce con un simple comentario como: “¡ay mi niña cómo te has puesto!”, tienes que adelgazar! estas muy gorda!
  • Vas por la calle y te encuentras con una antigua compañera de trabajo, vecina, amiga… que puede que te cayera medianamente bien es su dia, pero que tiene el valor de preguntarte ¿has engordado? Cuando quizás ella también tenga sobrepeso, fume o muchos peores hábitos.

Podría pasarme horas escribiendo situaciones similares y todas reales, vividas por esta gordita con gafas.

Ya no me quiero ni meter a la hora de JUZGAR mi labor profesional como coach nutricional por tener sobrepeso ¿se es menos profesional por estar gordo? ¿los médicos no fuman y están todos delgadisimos con muy buenos hábitos de vida?… pues yo he tenido que escuchar cómo se critica mi cuerpo por ejercer esta profesión… pero en fin… de este tema no iba el post .

En el primer caso, el comentario lo realiza una persona de mi entorno a la que quiero y sé que me quiere, pero cree que mostrandome su opinión me “hace un favor“. ¡Como que me fuera a poner a correr y a comer sano justo después del abrazo de la abuela ! jajá; lo más seguro es que esa misma persona que critica mi sobrepeso acabe  insistiendo en que coma más de las “delicias poco saludables” que ella misma ha cocinado, ¿tiene sentido?… para mi no, pero es verídico ( benditas abuelas).

En el segundo caso el comentario procede de una persona que se cree que su opinión es relevante para mí, y que solo se atreve a decir una obviedad seguramente “con toda su buena intención” por qué es una persona muy sincera y directa ( valores sobrevalorados).

Y digo yo… ¿no sabrá mi familiar o amigo que yo tengo espejos? ¿Que se cómo me va apretando, o no sirviendo la ropa? Como me empiezo a sentir mal conmigo misma por mi aspecto, no se notará mi frustración también?.

En el caso de mi abuela… apuesto a que su afán de protección y querer ayudarme le impide ver el efecto contraproducente que puede desencadenar su comentario,  pero por desgracia es así. YA SE YO QUE HE ENGORDADO, YA BASTANTE TENGO CON TRATAR DE ENCONTRAR LA ROPA QUE ME QUEDE BIEN, volver a empezar a comer sano, hacer deporte, etc. etc.

Os imagináis un mundo en el que todos nos dijéramos los defectos a la cara así a bocajarro… “Hola ,¿que tal estas? Bien con hemorroides, y tú, ¿por cierto… vaya bigote que tienes, no tienes dinero para depilarte?¡estas horrible! Qué tinte más hortera llevas!….

En el caso de las mujeres es increíble la capacidad de crítica que tenemos, pero sobre todo entre nosotras, yo no me imagino a una mujer diciendo a un chico: “anda pues sí que has perdido pelo tu últimamente  no?”, vaya granos que tienes, ¡que asco! … pero a una “amiga” ¡zasca en toda la cara!!

Con este post solo pretendo una cosa, por favor, ahorrense sus comentarios si no son para aportar algo de valor. Sí, ¡he engordado!  y que quede bien claro que voy a estar toda la vida más gorda que hace tres años cuando llegué a pesar 52 kilos y sufría un trastorno de la alimentación llamado ORTOREXIA( obsesión por solo comer comida saludable) … si ahí me veíais bien, lo siento… NUNCA MAS VOY A PESAR ESO,  ESE NO ES MI PESO SALUDABLE.

MI PESO SALUDABLE LO ELIJO YO! y no es un número en una báscula, ni un Índice de Masa Corporal,  ni una talla de ropa; Es un estado emocional donde yo me siento bien conmigo misma (autoestima) y practico y vivo acorde con unos hábitos de vida saludable (me preocupa mi alimentación, hago deporte, cuido mi autoestima etc. etc.)

Si este blog se llama LA GORDITA CON GAFAS es por algo, lo cual no significa que no lleve una vida mucho más saludable,tanto física como psicológicamente, que esas personas que se creen con la capacidad moral para expresar su sinceridad y obviedad sin importar las consecuencias, solo porque su aspecto físico les agrada. O solo es un escaparate acorde con los cánones de belleza que nos bombardean hoy.

A mi actualmente, me “hace mucha gracia” que me llamen gorda, sobre todo en mi despacho ¿y tú eres la que me va a ayudar a mí a perder peso, si estas gordas?, me río desde la indiferencia y la satisfacción que me da saber que YO SI ME QUIERO y a pesar de mi aspecto yo SÍ SÉ PORQUE ESTOY GORDA y también sé cómo trabajo por y para mantenerme saludable aunque mi físico no lo represente “según que ojos me miren”.

Desde mi experiencia personal, de muchos años de insultos y críticas sobre mis espaldas ( y las que me quedaran jaja) , lo mejor y más sano es “no tomarse nada personalmente”, no podemos hacernos responsables de las opiniones de otros, sólo nuestra propia opinión y nuestro diálogo interno es el que nos debe de importar. El problema es cuando somos ya nosotros mismos los que peor nos tratamos, los que más nos juzgamos y nos “maltratamos”

Solo trabajando en tus creencias, la seguridad en ti misma y en tu autoestima, conseguirás que no te afecten las críticas y comentarios de los demás. Y eso solo se consigue con DESARROLLO PERSONAL ( objetivo fundamental del COACHING).

Un saludo de LA GORDITA CON GAFAS

 

LLEGAR LA ÚLTIMA…PERO ¡¡¡LLEGAR!!!

30 de DICIEMBRE solo un día para finalizar el 2017 y conseguir el último logro propuesto del año … correr los 7 km de la carrera de San Silvestre León!

Una “gordita con gafas” no se marca un objetivo, así como así… y menos siendo coach profesional. Los objetivos marcados deben cumplir varias reglas que en coaching se resumen en la palabra SMART: esta metodología, para definir objetivos fue ideada por George T. Doran, utilizando la palabra SMART (inteligente) como regla mnemotécnica de las siguientes palabras:

S de ESPECÍFICO: correr la San silvestre de 7 kilómetros  el día 30 de diciembre de 2017

M de MEDIBLE: 7 Km (existe otra opción de solo 2,5 km, pero eso era poco)  yo con hacer los 7 km en 60-70 minutos me conformaba una media de 7,2-7,5 km/h de ritmo de carrera.

A de ALCANZABLE: en esta parte había dudas de poder correrla entera … porque sí que llevo entrenando desde septiembre con el equipo de DENUUBÍ con mi entrenador Hugo Vega, una media de 2-3 días a la semana, pero nunca había recorrido una distancia tan larga de un solo tramo. El esfuerzo, la constancia, la capacidad de superación que fui obteniendo en cada entrenamiento me animó a apuntarme y porque además estaba,  bien asesorada por tan gran equipo y ¡me vi capaz!, ¿por qué no?

R de RELEVANTE: ¿era un objetivo relevante para mí? ¡Pues sí y mucho! Las gorditas con gafas no corremos jajá A ver que me explico, es una prueba más de que cuando te propones algo lo puedes conseguir, aunque a priori sea algo que nunca te ha motivado en la vida. Pero cuando empiezas a practicar deporte de manera continuada y tienes la suerte de contar con un equipo de personas que te ayudan a superarte y a ver que cada día puedes superarte más, el deporte es como una “droga” quieres más y más… y si la San Silvestre es de 7km ¿quién dijo miedo?

Lo fácil era haber dicho (aun no estoy preparada, tengo mucho sobrepeso aun, quizás el año que viene…) pero yo ya no quiero más excusas en mi vida… ya no quiero ser la que NO PUEDE! Así que SI… este objetivo era muy importante para mí.

T: TEMPORIZABLE (con un tiempo determinado): está claro que 7 km no se pueden correr si uno no ha practicado deporte nunca, ni siquiera practicando semanalmente, yo me lo propuse después de correr los 5 km de la carrera de la mujer (octubre) donde aún no tenía las condiciones físicas que tengo hoy, pero si trabajé duro para tenerlas en un plazo más o menos de 2 meses ¡Así que fijamos la fecha 30 de diciembre y listo!

El objetivo cumplía además otros requisitos importantes para mí: que fuera realista, ecológico ,que no perjudicara a nadie y sobre todo que me hiciera sentir bien conmigo  misma.

La carrera, en un principio, la iba a correr con una amiga, esa que siempre ha estado ahí, a mi lado o al menos cerca en otras carreras, ella era como mi “bastón”. También contaba con el apoyo de mi entrenador Hugo y el resto de chicas (mucho mejor preparadas que yo) del equipo DENUUBÍ.

Mi amiga se lesiona el día anterior, así que sé que la carrera va a ser sola, “sin apoyo”  contra mi  misma; porque no me gusta tener que retrasar al equipo,  ni que nadie tenga que mantener mi ritmo; lo siento HUGO, sé que te podía haber pedido ayuda, pero preferí dejarte pasar… aunque sé que me buscaste  jeje

El principio fue muy motivador, mucha gente mucho ambiente, gente disfrazada… pero 3 calles después de repente me vi sola… solo veía al frente un par de chicas y detrás el coche de protección civil, una moto escoba de la policía municipal y una ambulancia. ¿y el resto de la gente? ¿dónde estaban todos aquellos disfrazados que había adelantado? Puf solo llevaba 1 km de carrera y ya estaba sola, era el centro de atención de toda la gente que se mantenía en las aceras gritando: “animo que eres la última” “los últimos serán los primeros” … La verdad es que no me lo podía creer… ¿que había pasado?¿ y los que yo adelantaba? ¿ dónde está la gente? Si yo iba a un ritmo constante y con gente alrededor….

En el momento que ya noto el rugir permanente del motor de los vehículos “guardaespaldas” ya empiezo a ponerme muy, muy nerviosa “soy la última y queda más del 70% de carrera” ¿lo vas a poder hacer bajo esta presión VIRGINIA? ¿y cómo vas a abandonar ahora? ¡si… tú sabes que puedes, pero SOLO SI LOGRAS HACERLO A TU RITMO!

Agradezco todos los ánimos que recibí de los muchos espectadores que me fui encontrando por las calles cortadas al tráfico, de mi querida ciudad, escuché varias veces mi nombre incluso, reconocí a viejos compañeros de universidad “ostras Virginia”, me encontré con clientas vitoreandome,mientras el coche escoba seguía  “casi rozando” mis pies… agradezco los piropos a esta humilde gordita con gafasvaya cuerpo reina” etc. etc. pero lo siento… FUE HORRIBLE!!  Era horrible no ser invisible, como cuando corría en la cinta del gimnasio o con el resto de compañeras de entrenamiento… pero a pesar del agobio … NO PODIA RENDIRME!!

Agradezco al chico del coche de protección civil que cuando me paré una vez a beber agua me dijo por la ventanilla ¿vas a abandonar? Gracias por preguntármelo: NOOOOOO¡!! También le agradezco la frase de “el primero y el último son los más vigilados así que nada de recortar camino jajá” mientras yo veía de repente gente cruzar por calles adelantándome a muchos metros de distancia … GRACIAS, ¡GRACIAS DE VERDAD! Porque eso hizo que no me rindiera y que quisiera seguir solo por la rabia que me producía jaja.

Gracias a los corredores que volvían ya para sus casas y me gritaban “ venga que solo te quedan 2km y son cuesta abajo” gracias por todos los aplausos y gracias a esas caras y gritos de “mira la tía que par de huevos, ahí la última ” … pero lo mejor fue la META: a escasos 100 metros no veía a nada, ni a nadie, no sabía ni donde acababa aquello… pero de repente empecé a escuchar mi nombre VIRGINIA, VIRGINIA y vi a el grupo verde fosforito de DENUUBÍ gritando mi nombre: gracias Hugo y  a todas las compañeras, fue muy emocionante sentiros ahí apoyándome, confiando en que aun siendo la última… Virginia llegaría!

Y ya para finalizar… cruzar la meta y escuchar por megafonía “enhorabuena a la última corredora, Virginia gritan por ahí” y encima ver a una de mis antiguas coachees “MI DIAMANTE” (ella sabe quién es y por qué) esperándome con los brazos abiertos para abrazarme y decirme: “yo llegue hace nada” “y ¿quien me ayudó a poder estar aquí?” Tú …SIN PALABRAS.

A nadie creo que le guste ser el ÚLTIMO en nada, pero HOY fui la primera, porque solo trataba de superarme a mí misma, no a los 1089 corredores restantes que me ganaron jaja

 Me siento  primera por no rendirme, por no dudar de mi capacidad y por superarme física y mentalmente  porque contra todo pronóstico lo hice en solo 53 minutos pedazo de logro para mi jajá

26165985_10212553525687827_6507865511292704640_n

Nunca dejemos de retarnos ni de luchar por nuestros objetivos, fácil no es el camino a la meta … pero merece la pena intentarlo.

Aviso a tod@s los que no os atrevéis a ir a una carrera por miedo a quedar los ULTIM@S, por favor… llamadme y contar con mi compañía!! ¡Merece la pena!

Un saludo LA GORDITA CON GAFAS

 

 

DICIEMBRE: Balance de Logros

Ya arranca la recta final del año, y es ahora cuando toca hacer balance de todas esas cosas que a principios de año nos propusimos lograr…¿os acordáis? Si, claro… todos esos propósitos marcados con alta convicción a principios de enero y que según iban pasando los meses se iban poco a poco difuminando en nuestra mente,  hasta llegar en ocasiones, a desvanecerse completamente como el humo.

Qué fue de aquel… “voy a dejar de fumar”,” voy a hacer más deporte”, “voy a perder peso”, “voy a aprender inglés” VOY A…¿ os suenan? ¿ conseguiste algo?

Pues si la respuesta es SÍ: ¡ENHORABUENA, lo has logrado! valóralo y a seguir marcándote objetivos.

 Y si la respuesta es “puf no logré nada” … pues NO PASA NADA! Pregúntate: ¿Qué hice mal? ¿Que se puede mejorar? ¿Para qué lo quiero conseguir? Y si realmente merece la pena volver a intentarlo.

Hay veces que solo desde el “dolor” del análisis de la situación actual, encontramos las herramientas y las ganas de realizar esas acciones necesarias para ponernos a trabajar en conseguir nuestras metas, esas que al conseguirlas, nos proporcionarán verdadero placer.

En mi caso personal, no fue casi hasta que me visualice en un quirófano, para que me hicieran una reducción de estómago por obesidad mórbida, cuando fui capaz de tomar acción. En aquel momento, elegí actuar usando una de las dietas más restrictivas y artificiales que existen… (los que seguís mi blog ya sabéis que viví a base de sobres hiperproteicos, como un astronauta muchos meses…) pero en aquel momento era lo que conocía, ¡lo que más fácil parecía… y que equivocada estaba!

 Cuando el problema dejaron de ser los kilos y empezó la obsesión por comer sano, olvidándome del ¿ para qué había empezado? ¡ y por qué había empezado! Me di cuenta de que ni la obesidad del principio era buena para mí, ni ese trastorno de la conducta alimentaria, (que ahora sé que lo era, por entonces lo ignoraba) llamado ORTOREXIA ,tampoco  era bueno para mi.

No es fácil vivir en un cuerpo de 115 kg pero tampoco lo fue estar en uno “peso ideal” a un precio irresponsable.

Desde que me dedico a ayudar a las personas a conseguir sus objetivos de cambio de hábitos, soy más consciente , de que son las personas que se enfocan en su  auténtico desarrollo personal ( en sus para qué..) :  aumentar su autoestima, aprender a comer y comprar  de forma saludable, adquirir herramientas y recursos para enfrentarse ante cualquier situación extraordinaria ( emociones,eventos, etc) , olvidándose de dietas restrictivas y del número exacto de la báscula, las que lograrán el éxito.

Conseguir un logro, no es solo bajar 10 kg por ejemplo (uno de los propósitos que me marqué y acabo de conseguir, tras un verano de excesos y descontrol); es valorar el precio de lo invertido, y no me refiero a lo económico , sino a lo emocional. Bajar 10 kilos desde el 28 de agosto a base de comer sano, priorizar y elegir conscientemente las comidas extras (eventos, reuniones familiares, caprichos, ansiedad, comida emocional…) ser constante y comprometida con el deporte etc etc  … creedme NO TIENE PRECIO! La satisfacción es mayor que cuando conseguí perder más de 50kg , porque hay una diferencia muy grande,  esta vez: ELIJO YO,  ME ACEPTO TAL Y COMO SOY , ME VALORO Y ME QUIERO, y “trabajo en busca del objetivo sin apego al resultado” .

Y esto, es 100% coaching nutricional!

Felices Fiestas a tod@s y si hay excesos que sean conscientes y bien disfrutados, sin remordimientos desde la calma y la serenidad del ¡YO ELIJO! ¡YO PRIORIZO!

Y un brindis por los logros que nos quedan por cumplir!!

Un saludo de LA GORDITA CON GAFAS