MI HÉROE

papa2

Permitidme que hoy no hable de mí transformación física, ni mi trabajo, ni nada relacionado con el coaching ni las dietas. ¡Hoy quiero hablar de mí héroe! Una de las personas que están siempre  en mi mente  y a la que he dedicado parte de mi vida,  tal y como él ha sacrificado y dedicado la suya por mí. En algún otro post lo he mencionado, pero no de la manera que él se merece.

Hace un año en una clase de Ingles la profesora nos propuso que hiciéramos una redacción sobre alguien al que admirábamos, y a mi inmediatamente me vino a la cabeza ÉL, MI PADRE. Como mi nivel de inglés no daba para mucho, en aquella redacción me limité a escribir sobre lo trabajador y luchador que ha sido mi padre en su faceta profesional. Mi padre fue minero, digo fue porque está retirado y ya no ejerce, pero su sangre siempre será negra como el carbón. Él siempre tiene la mina presente, si le das ocasión, no dudes que te acabará hablando de ella, para él es como esa “amante” a la que se ama y odia a partes iguales (creo que aprecia más sus virtudes, que los defectos que los demás vemos en esa dura profesión). Pero la historia de mi héroe no se basa solo en la admiración que siento por su trabajo, que también, pero como él hay muchos mineros y con puestos mucho más difíciles y duros que el de mi padre.  Si este escrito tratara sobre la minería sería titulado “Mis héroes” porque para mí todo aquel que baja a la mina a ganarse el pan lo es, pero hoy no van por ahí los tiros.

Este escrito lo tenía planeado en mi cabeza desde hace tiempo, pero no sabía muy bien por donde empezar. Todo se desencadenó y comenzaron a brotarme mil ideas cuando la semana pasada, escuché la canción Mi héroe “de Antonio Orozco; en ese momento sentí que el cantautor había escrito lo que yo tenía en mi mente pensado en qúe decir y plasmar sobre esta persona. Quien haya escuchado la canción seguro que le vienen a la mente sus propios héroes, pero permitidme que para mí esta letra sea la descripción  clara y transparente lo que para mí es mi padre:

Jamás, lo vi, mirar al miedo con tanto coraje, jamás. 
Ganar una partida tan salvaje, y yo,
Aún llevo tus consuelos de equipaje.

Jamás, lo vi, tener tanta sonrisa escaparate jamás,
Callar tantos tormentos y desastres, y tu
Otra vez cambiando lágrimas por bailes.

Se pueden,
Llenar los siete mares de valientes y nunca llegaría a parecerse
Ni a un cuarto del valor que tú sostienes, si mi amor,
Se puede
Tener el sacrificio del más fuerte y nunca llegaría a parecerse
Ni a un cuarto del poder que está en tu mente, corazón por siempre, serás
Mi héroe…
Mi héroe…
Por siempre, serás, mi héroe..

 

A estas hermosas palabras de Antonio Orozco, nada más puedo añadir esta humilde “Gordita con gafas”, solo aprovechar de paso que ayer fue el día del padre y tuve la suerte de pasarlo con él y  que otra vez me demostrara lo grande que es y que siempre será mi héroe. Parecerá una tontería, pero es un lujo poder contar con alguien tan genial como mi padre, nadie es perfecto, él no lo es, pero me da igual porque yo le quiero tal y como es y “Se pueden, robar todos los lujos del que tiene y nunca llegaría a parecerse ni un cuarto a la riqueza que él tiene...”

Gracias papá por todo, y por seguir siendo y demostrándome lo héroe que eres.

Un saludo de la Gordita con gafas

Nota: para los que no hayas escuchado esta preciosa canción aquí os dejo el enlace del Youtube para que al escucharla penseís en vuestros héroes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s